7 hábitos para dejar de procrastinar y volverte exitoso contigo mismo.

7 HÁBITOS PARA DEJAR DE PROCRASTINAR Y VOLVERTE EXITOSO CONTIGO MISMO.

Si eres de los que dejan las cosas «para al rato, después o mañana » esto es para ti.
Seguramente más de una vez has pospuesto algunas actividades incómodas, difíciles o aburridas (haciendo otra cosa en su lugar) y ya conoces el estrés y la sensación de derrota que conlleva procrastinar constantemente.
En este artículo tengo comparto una de las mejores estrategias para dejar de procrastinar que puedes usar como un salvavidas  en cualquier momento , además te dejo un pequeño test para descubrir si eres o no un procrastinador.
¡No lo dejes para después ☝ ! acaba con la procrastinación ahora leyendo este fabuloso post.

La otra vez estaba escribiendo un articulo sobre marketing digital pero en vez de terminarlo como lo "había planeado" me puse a ver Facebook, después me dio hambre y me fui hacer un entremés  luego lo que hice fue ir a YouTube para escuchar música  y termine viendo como 10 capítulos de la voz internacional.
Cuando estaba a punto de volver a escribir, preferí ver Instagram en mi celular ?  20 minutos después me sentí culpable y derrotada ☹
Y me puse a reflexionar  y pensé ¿seré la única procrastinadora en el mundo? ¿por qué pospongo terminar ese  artículo? ¿qué puedo hacer para ya no procrastinar?…

Esa es la razón por la que estás leyendo esto.
Me puse a investigar y escribir un artículo sobre cómo dejar de procrastinar  y te apuesto que tu también has pasado por algo parecido, muchas veces vamos por la vida con una gran variedad de tareas sin hacer, grandes y pequeñas, importantes o cotidianas.
Bueno seguramente te estás preguntando ¿cómo logré dejar de procrastinar para terminar esto que estás leyendo? ….

Pues aquí te explico la estrategia perfecta para dejar de procrastinar que puse en práctica 
¡Hey! si  tú estás procrastinando leyendo este artículo (para dejar de procrastinar), te recomiendo que lo leas hasta el final. 
Te aseguro que esta última distracción será de gran utilidad (y cuando termines de leer escribe en los comentarios qué estrategia estarás usando para no procrastinar más)

¿Qué significa la palabra procrastinación?

Procrastinar significa posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes.¿Recuerdas cuándo fue la última vez que pospusiste algo?…
Sin darte cuenta, estas son las etapas que seguiste:

  • Etapa uno: te siente inocómodo o  ansioso frente a esa esta actividad que tienes que hacer.
  • Etapa dosComo reacción, tu cerebro busca aliviar esa sensación con alguna otra tarea. Por eso, te vuelves sumamente productivo en otras actividades (que no son prioridad en ese momento).
  • Etapa tres:Tu cerebro almacena esa actividad que tienes que hacer, como dolorosa y busca más distracciones o alguna razón lógica que explique por qué la aplazaste. Aparecen en ese momento todas los pretextos reconfortantes: “mañana será otro día”“era muy importante contestar ese correo”, “la reunión era inevitable”, etc., etc.

CICLO DE LA PROCRASTINACIÓN

Cuando vuelves a recordar esa tarea o actividad pendiente que procrastinaste en un inicio, te genera culpa o remordimiento y vuelves al punto de partida…

Consecuencias de procrastinar

Además del estrés y culpabilidad que conlleva el procrastinar, estas son otras consecuencias de posponer lo que tienes que hacer:

  • Ganar una mala reputación con los compañeros de trabajo, amigos y familia
  • La pérdida de tu ambición de tener éxito o lograr metas importantes
  • No tener los resultados que esperas, quieres o el choque de expectativas
  • Puede amenazar tu bienestar si se trata de una tarea relacionada con la salud (como un chequeo anual o empezar a hacer ejercicio).



Por qué la actividad no es un hábito (y entra en conflicto con otros hábitos)

Una de las razones más importantes por las que las personas posponen las cosas es porque una tarea entra en conflicto con sus hábitos establecidos. Cuando intentas hacer algo que no forma parte de tu rutina diaria, tomará cierto esfuerzo para completarlo. Esto es especialmente cierto si la tarea es desagradable

TEST PARA SABER SI ERES UN PROCRASTINADOR

Este test te ayuda a conocerte un poco más ¡no lo dejes para después! 

  1. Cuando veo e-mails pendientes en la bandeja de mi correo, lo dejo ahí hasta encontrar el momento oportuno para atenderlos.
  2. Tenía pensado enviar una carta, al final no la envíe, ya no tenía sentido por el tiempo que había transcurrido.
  3. Cuando alguien tiene que hacer algún trabajo conmigo, habitualmente se queja de que entorpezco el trabajo, pues no cumplo con los tiempos marcados.
  4. Mis problemas suelen ir haciéndose más grandes, ya que no dedico tiempo a resolverlos como es debido.
  5. Cuando pido una cita para el médico lo hago en la misma semana.
  6. Para comprar un regalo, suelo hacerlo pocos días antes.
  7. Cuando tengo asuntos importantes que resolver, me los acaban resolviendo terceras personas.
  8. Cuando tengo una tarea pendiente que no resulta interesante para mí, frecuentemente dejo pasar los días sin llegar a atenderla.
  9. Cuando tengo que dar una respuesta que me incomoda, al final acabo teniendo problemas por no haber dado dicha respuesta.
  10. Para quedar con alguien que me apetece y hace tiempo que no veo, nunca encuentro el momento y al final lo voy dejando para más adelante.

Anota un punto por cada respuesta verdadera que hayas respondido. Si has obtenido una puntuación de 5 o más puntos, eres una persona procrastinadora. Vas dejando siempre todos tus asuntos para más adelante, y te buscas problemas al ser así. Necesitas organizarte, centrarte y comprometerte con tus obligaciones, para cumplir con ellas. Por muy complicado que te resulte, verás como te merece la pena.
Si tu puntuación ha sido inferior a 5 puntos, ¡enhorabuena!, no eres una persona procrastinadora. Acabas atendiendo tus asuntos y te responsabilizas de tus tareas. Cumples con tus obligaciones y has aprendido a organizarte. ¡Te animamos a que sigas así!

Procrastinación, ansiedad y el efecto bola de nieve

El éxito profesional está directamente conectado a la capacidad del individuo de desempeñar tareas con calidad en un tiempo más corto. Al procrastinar, tendemos a ponernos más ansiosos y la ansiedad causa más procrastinación. Ese ciclo vicioso necesita ser quebrado para evitar que la situación se convierta en una bola de nieve.
Dejar la procrastinación de lado puede comenzar por hacer tareas muy simples, como organizar la mesa de trabajo, organizar los archivos del computador o limpiar la habitación.
Abandona el miedo de fallar y comienza con pequeñas acciones. Después, tómate momentos de descanso y recompénsate a cada meta alcanzada.

Cómo dejar de procrastinar: 7 hábitos

1. Identifica un patrón y crea estrategias

Identificar lo que te hace procrastinar es el primer paso para acabar con ese hábito.
Observa tu rutina, percibe en qué horarios del día eres más productivo, haz anotaciones y entiende qué tipos de tareas te dan más placer. Después analiza y crea estrategias para disminuir los malos hábitos para dar lugar a los buenos.

2. Haz meditación y controla tus pensamientos

La meditación es una aliada importante para vencer ese mal hábito. Todos los problemas nacen en los pensamientos y, al controlarlos, vencerás una parte del proceso. La técnica de consciencia plena ayuda a comprender los sentimientos y a enfocar la atención en el presente.
Al establecer conexiones con las actividades, el cuerpo para de funcionar con el piloto automático y realiza tareas con más calidad y más percepción. De esa forma,  se desarrolla e más rápido y sentirás la sensación de conclusión y evolución de las tareas.

3. Haz una cosa de cada vez

Muchas personas creen que realizar varias tareas al mismo tiempo es sinónimo de productividad. Pero eso puede ser también un signo de procrastinación.
Al hacer muchas cosas al mismo tiempo, acabas postergando la entrega de todas ellas y no terminas ninguna con buena calidad. Por eso lo mejor es dividir grandes tareas en pequeñas partes y crear metas de entrega para cada una de ellas.
Por ejemplo, si necesitas crear un calendario anual de contenido, comienza creando fechas de entrega para el mes, el trimestre o el semestre. Al final del período, habrás concluido todo el trabajo sin sufrir por todo el proceso.

4. No te castigues por procrastinar

Peor que perder el plazo de una entrega es culparse por eso. Errores ocurren y es necesario superarlos para seguir adelante.
Cuanto más te culpes y te castigues por los errores, mayor será la ansiedad que sentirás en la próxima tarea por la responsabilidad que tú mismo atribuyes a esa acción.
Por eso, perdonarte es lo mejor que puedes hacer en estos casos. A partir de ahí, necesitas también cambiar tus hábitos.

5. Usa técnicas de gestión del tiempo

Muchos procrastinadores no saben cómo hacer la gestión del tiempo y acaban siendo improductivos. Por eso, utilizar técnicas de gestión de tiempo puede ser importante.
La técnica Pomodoro consiste en trabajar en períodos separados de 25 minutos, en los que el profesional necesita enfocarse totalmente en la tarea, sin interferencias externas, como utilizar el celular, conversar con otras personas o ver televisión.
Pasados los 25 minutos, es necesario descansar 5 minutos y repetir ese ciclo 4 veces. Después del ciclo entero se hace una pausa mayor de 30 minutos.
Hay otras técnicas y aplicaciones que ayudan en eso. Lo importante es entender que hay momentos en que tu mente necesita estar 100% centrada en una única actividad.

6. Haz planes contemplando imprevistos

Un gran problema que los procrastinadores enfrentan son los imprevistos. Ellos realmente acurren, pero solo causan problemas para los que no se organizan con anticipación.
Dejar tareas para última hora es muy arriesgado, pues causa dependencia de factores externos que no los manejas únicamente tú.
Puedes enfermarte, puede faltar luz, la Internet puede parar de funcionar, un familiar puede necesitar de ti y la tarea quedará para después.

7. Entiende la importancia de lo que hay que hacer

Entender la importancia de cada tarea y las responsabilidades que ellas conllevan nos hace procrastinar menos en tareas corrientes.
Puede parecer poca la importancia de enviar un email en el plazo correcto, pero cuando paramos para pensar que él es parte de nuestro trabajo y que eso involucra actividades de la vida de otras personas, ese trabajo adquiere más importancia.
Somos engranajes de grandes máquinas y al elaborar cada pequeña tarea con calidad, todo el proceso funciona mejor.

¡Espero que este post te ayude a logar tus objetivos y sobre todo a tener éxito en todo lo que hagas y no olvides darle like a mis redes sociales, comparte este post y suscríbete al neweletter